Archivo de la categoría: Finanzas

Neumotórax económico

Se conoce como neumotórax al colapso del pulmón, que impide que este se llene de aire y funcione con normalidad. La situación que vive la economía venezolana pudiera eventualmente llegar a un colapso al igual que el pulmón, impidiendo su funcionamiento producto de una escasez aún mas acentuada y escenarios de hiperinflación.

Cada vez hay menos cosas que comprar y más bolívares circulando en la economía. Si creemos en la teoría del mercado, esta contracción en la oferta y el incremento en la demanda de bienes, hace que los precios aumenten para conseguir un nuevo equilibrio, produciendo inflación.

Para frenar la inflación el gobierno ha introducido, desde hace algún tiempo, controles de precio sobre algunos rubros. Estos precios se encuentran por debajo del equilibrio de mercado, incentivando el consumo adicional y generando así la escasez.

En el corto y mediano plazo se prevé todavía menos cosas que comprar y más bolívares en la economía. Si ya la inflación anualizada ronda el 60% y tenemos los índices de escasez más elevados de los últimos cuatro años, es de esperarse que la economía llegue a un eventual colapso si se continúa por el mismo camino.

Cada vez hay menos cosas que comprar

El índice de escasez de los bienes del INPC se ubicó para septiembre del 2013 en un 21,2% según datos del BCV, y según el economista José Manuel Puente esta tasa se ha triplicado en los últimos 4 años.

Esto se explica por dos razones, la primera es que cada vez se traen menos cosas. Si bien los montos en dólares de las importaciones se han mantenido en los últimos 3 años, la sobrefacturación ha venido creciendo rápidamente y alcanzó su monto más elevado en el 2012, según el economista Pedro Palma la sobrefacturación anual asciende a 20 mil millones de dólares.

La segunda razón obedece a la disminución de la producción nacional. El economista José Manuel Puente expone que en los últimos 10 años el sector manufactura se ha visto afectado de manera importante, promediando un leve crecimiento de 1,6% anual con fuertes contracciones en los últimos 5 años.

Por otra parte todo apunta a que la situación seguirá empeorando por falta de divisas. Las reservas internacionales han pasado de treinta mil millones de dólares a tan solo tres mil quinientos en los últimos 10 años. Adicionalmente en los últimos dos años se han perdido cerca de 400 mil barriles diarios de producción petrolera, ubicando la producción neta para exportar en 1,7 millones de barriles diarios según comenta el economista Asdrúbal Oliveros.

La cantidad de bolívares en la economía sigue aumentando

Según el economista Pedro Palma, la base monetaria o M2 se ha incrementado en un 64% en los últimos 12 meses. El origen de este incremento se debe a una política de gasto público expansiva.

De acuerdo con las cifras estimadas por el economista Miguel Ángel Santos, el déficit real del presupuesto nacional del 2012 se encuentra cerca de 16% del PIB, comparado con cerca del 3% que reportó el FMI como promedio en Latinoamérica para el mismo año. Y de acuerdo con lo que expone el economista José Manuel Puente el presupuesto del 2013 ya contemplaba un incremento del 30% para febrero del presente año.

Gran parte de esta deuda esta siendo financiada por el BCV, hasta la fecha las empresas estatales en su totalidad adeudan a esta entidad cerca de 284 mil millones de bolívares según comenta el economista Pedro Palma.

El mercado no perdona

La teoría de mercado expone que es posible conseguir un equilibrio cuando la oferta y la demanda interactúan, determinado por un precio y una cantidad finita de un producto. Variaciones en la oferta y la demanda inciden sobre el precio y la cantidad.

En el caso de Venezuela, la reducción de la oferta producto de las restricciones en la producción y la importación, tiene como consecuencia inmediata el aumento en los precios, generando inflación.

Para prevenir esta inflación, el gobierno estableció controles de precios desde hace algún tiempo. Estos precios suelen estar por debajo del precio de equilibrio, incentivando un consumo excesivo de los bienes y generando escasez.

Por otra parte la expansión del gasto público se traduce en un aumento en la demanda, este incremento determina un mayor precio acentuando el problema de inflación. De igual forma este aumento incrementa la cantidad demandada, ampliando la brecha entre lo existente y lo necesitado generando aún más escasez.

Un Futuro complejo

Según el economista Ricardo Hausmann la inflación anualizada hasta el mes de septiembre en Venezuela se encuentra cerca del 68%, sin lugar a dudas la inflación más alta del mundo. De igual forma el economista expone que los índices de desabastecimiento son comparables con economías en guerra.

En teoría los controles de precios tienen por objetivo frenar la inflación, pero por el contrario generan escasez y parecen no ser efectivos en frenar la primera. Por otra parte las políticas de gasto público expansivas parecieran agravar la situación, incrementando la disposición a pagar precios más elevados y a demandar mayores bienes producto de un excedente de liquidez.

Todo apunta a que ambas tendencias se mantendrán igual al menos en el mediano plazo, teniendo como consecuencia aún mayores niveles de escasez e inflación, la pregunta pertinente sería: ¿Cuánto tiempo más podremos postergar este colapso pulmonar de la economía?.

Roberto Gómez
rgomez@nimbox.com

Tips para combatir la inflación

En función de las distintas fuentes disponibles, la inflación estimada en Venezuela, para al año 2013, será entre 40% y 50%. Definitivamente será una de las inflaciones más altas del mundo lo que requerirá que las empresas tomen precauciones para no verse afectadas de forma negativa.

En un ambiente de alta inflación, la mayor preocupación de una empresa debe ser la protección del valor del “Capital de Trabajo” entendido como: (1) la caja, (2) las cuentas por cobrar, y (3) el inventario. Estos tres elementos van perdiendo valor en la medida que se enfrentan al efecto inflacionario. Con una inflación aproximada del 45%, estamos hablando de una pérdida de casi 5% mensual. Protegerse de esta pérdida requiere tomar las siguientes precauciones:

Optimizar el nivel de caja

La caja corresponde al dinero en las cuentas bancarias. Mantener este dinero en las cuentas corrientes genera una pérdida en la capacidad de compra del 5% mensual. La clave es mantener el mínimo nivel de caja en las cuentas corrientes para garantizar la continuidad operativa y mover cualquier excedente a otras inversiones. Estas inversiones se pueden hacer en instrumentos financieros, como certificados de depósito en bancos, o en materia prima, entendiendo que los precios de las mismas están sujetos a las mismas presiones inflacionarias.

Cobrar más rápido y con mayor control

Las cuentas por cobrar son dinero de la empresa que todavía no está en sus manos. Este dinero en manos de los clientes genera el mismo 5% de pérdida mensual en la capacidad de compra. La clave es cobrar más rápido y con mayor control para aumentar la posición de caja de la empresa y protegerse contra el efecto de la inflación. Nuestra herramienta, nimbox, ofrece un método que permite acelerar la cobranza.

Fijar las precios del inventario en función del costo de reposición

El inventario son los bienes que la empresa tiene para vender. El principal efecto de la inflación es que el costo de reposición de estos bienes, o de la materia prima necesaria para fabricarlos, va también aumentado de forma progresiva. La clave es ajustar los precios de venta cuando el costo de reposición suba, o cuando se sospeche que va a subir. De esta forma se garantiza que el inventario siempre se puede reponer con los ingresos generados con las ventas de los bienes.

Nos espera un año tormentoso

El 2013 será, sin lugar a duda, uno de los años con mayores retos de los últimos tiempos en Venezuela. Al margen de la incertidumbre política, y la inseguridad de la que somos víctimas día a día, las condiciones económicas están dadas para que el 2013 sea un año tormentoso.

La cantidad de dólares disponibles para cubrir las necesidades del país es cada día menor. Los dólares que recibimos están siendo utilizando con fines “sociales”, que sumado al aumento de la liquidez en la economía, traen como consecuencia mayores niveles de inflación y escasez, afectando el bienestar de los venezolanos y la capacidad de subsistir de las empresas.

Cada vez contamos con menos dólares

El 97% de los dólares que entran a Venezuela provienen de la renta petrolera de acuerdo con el economista José Manuel Puente. Esta fuente de dólares viene disminuyendo consistentemente durante los últimos años. Existen tres razones que sustentan esta realidad:

  • La cantidad de petróleo que producimos es cada vez menor. Según el economista Pedro Luis González, en el período 2005-2012 PDVSA disminuyó su producción en un 8,5% aproximadamente. En este mismo período la OPEP aumentó la producción promedio por país en un 20%.
  • Cada vez vendemos una mezcla más barata de petróleo. En el año 1999 tan solo el 30% de la cesta petrolera venezolana estaba compuesta por crudo pesado y extra pesado. Hoy en día cerca del 50% de la cesta esta compuesta por crudo pesado y extra pesado según indica el economista Pedro Luis González.
  • Del total de petróleo que se produce cada vez se cobra menos. Tan solo el 57% del petróleo que se produce es cobrado de acuerdo a la información que suministra el economista Pedro Luis González. El otro 17% corresponde al consumo interno y el restante 26% a regalías o acuerdos con países asiáticos.

Los dólares disponibles se invierten con fines “sociales”

Todo indica que la mayoría de los dólares disponibles están siendo utilizados para promover la agenda social del gobierno. Los dólares que ingresan al país sirven principalmente cuatro propósitos:

  • Cubrir la necesidad de las importaciones, cuya entrega de dólares ha venido disminuyendo. Según el economista Miguel Ángel Santos las liquidaciones cayeron cerca de un 20% en el año 2012 con respecto al 2011, y se espera que en el 2013 se mantenga el racionamiento de divisas.
  • Suplir el Fonden y otros fondos de inversión, cuyo aporte de PDVSA y el BCV se ha venido incrementando en los últimos años. De acuerdo al economista José Manuel Puente, al cierre del 2012, el Fonden ha recibido cerca de 95 mil millones de dólares en total, casi tanto como el total de ingresos petroleros del 2012.
  • Alimentar las reservas internacionales. Las cuales han disminuido de 40 mil millones de dólares, en el 2009, a cerca de 26 mil millones de dólares en el 2012, de acuerdo con la información suministrada por el BCV.
  • Honrar compromisos por deudas con acreedores internacionales. Cuyos montos no son muy significativos en comparación con los destinos anteriores.

La liquidez en la economía viene aumentando

Los niveles de liquidez de la economía venezolana han aumentado considerablemente. Según el economista José Manuel Puente, en el 2012 la base monetaria o M2 se incrementó en un 34%. Este incremento puede obedecer a dos razones:

  • Aumento en la velocidad a la que se multiplica el dinero. Hipótesis que fue descartada con el análisis realizado por el economista Miguel Ángel Santos, en donde se refleja que los niveles se encuentran entre los más bajos de los últimos 30 años.
  • Aumento en la cantidad de bolívares que ingresan al sistema. Que es consistente con una política de gasto público expansiva. En el 2012 el gobierno incrementó el gasto público en un 3% del PIB en comparación con el 2011, según el economista José Manuel Puente. Adicionalmente, el presupuesto nacional del 2013 ya contempla un incremento del 30% con respecto al 2012.

En una economía con un control cambiario como la venezolana, pareciera que gran parte de la cantidad de bolívares que ingresan a la economía proviene de transferencias directas que realiza el estado para financiar la agenda social a través del Fonden.

La tormenta de escasez e inflación

Si cada vez contamos con menos dólares y estos no son utilizados para estimular la economía y mantener el aparato productor funcionando, el resultado es un agravante progresivo de los niveles de inflación y escasez que sufrirá la economía venezolana hasta tanto no se revierta este comportamiento.

La escasez se debe principalmente a la falta de dólares con los que cuentan las empresas. Según el economista José Manuel Puente más del 90% de los bienes que se consumen en el país tienen algún componente importado. Por tanto un flujo constante de dólares al sector privado es indispensable para asegurar el abastecimiento de productos. Según el economista Roberto Rigobón los niveles de escasez actuales son los más altos de los últimos cinco años y rondan cerca del 75%. Estos niveles son comparables con economías que se encuentran en guerra o que han sido victimas de desastres naturales, de acuerdo a la información que maneja el economista.

Los niveles de inflación en el país se deben principalmente a la gran diferencia entre la demanda y la oferta. Con una oferta disminuida, que se ve plasmada en la escasez, y una mayor cantidad de bolívares queriendo comprar productos, se genera presión al alza de los precios y por ende la inflación. Según el economista Miguel Ángel Santos, la inflación anualizada de los meses de Enero y Febrero del 2013 es de 49%, evidenciando los fuertes impactos que esta situación tiene sobre la economía del país.

Roberto Gómez
rgomez@nimbox.com